La claudicación intermitente

Es un trastorno caracterizado por el surgimiento de un dolor muscular intenso localizado en las piernas, la pantorrilla o el muslo, que suele aparecer al caminar y obliga a detenerse a una distancia determinada (según la gravedad del proceso obstructivo). 

La claudicación intermitente, es un síntoma producido por una enfermedad vascular periférica, en la que se producen alteraciones en el sistema arterial de los miembros inferiores. 

Estos síntomas se producen como consecuencia de la obstrucción progresiva de las arterias que irrigan las extremidades; fundamentalmente de origen aterosclerótico, por lo que disminuye el flujo sanguíneo dificultando realizar algunas actividades. 

La arteriosclerosis de las arterias de los miembros inferiores se observa con más frecuencia en los hombres que en las mujeres. El mayor factor de riesgo de esta afección es el tabaquismo
 

  • ¿CUALES SON LAS CAUSAS DE LA CLAUDICACION INTERMITENTE? 
    La causa más común es la arteriosclerosis, responsable del 95% de las obstrucciones arteriales. Se caracteriza por las lesiones localizadas en las paredes de las arterias, denominadas “placas de ateromas”. 
    Estas placas poco a poco se van agrandando en las paredes de las arterias y disminuyen su diámetro. 
    Esto trae como consecuencia deficiencia en el flujo sanguíneo al tejido muscular durante el ejercicio, que al disminuir el aporte de oxígeno, produce ácido láctico, que provoca dolor.

  • ¿CUALES SON LOS FACTORES PREDISPONENTES? 
    Existen numerosos factores de riesgo entre los que se destacan: 

    • Tabaquismo: a mayor número de cigarrillos fumados diariamente mayor probabilidad de desarrollar arteriopatía aterosclerótica. 

    • Colesterol total: niveles por encima de 200 mg / dl identifican a las personas con riesgo potencial, por encima de 240 mg / dl, el riesgo es muy alto. 

    • Hipertensión arterial: existe un componente genético, vinculándose además con la obesidad y con una dieta alta en sodio.

    • Edad: el proceso comienza en la adolescencia, con un incremento mayor después de los 30 años. 

    • Sexo: incidencia mayor en el sexo masculino. 

    • Diabetes: Padecer esta enfermedad es un factor de riesgo importante para el desarrollo de arteriopatía periférica. 

    • Sedentarismo: La falta de ejercicio físico repercute negativamente, por facilitar la aterosclerosis y aumentar  la coagulación. 

  • ¿CUALES SON LAS MEDIDAS PREVENTIVAS Y TERAPEUTICAS? 

    • Control de los factores de riesgo: Si bien hay factores que no es posible modificar, como la edad y el sexo, existen otros que pueden ser controlados, como la hipertensión arterial, la diabetes y la obesidad. Ciertos hábitos de vida como el tabaco, el sedentarismo y la dieta deben ser modificados radicalmente. 

    • Tratamiento con medicamentos y quirúrgico ( a cargo del médico): estos tratamientos están dirigidos a disminuir las complicaciones de la enfermedad.